sábado, 19 de diciembre de 2015

Give me.

Red hair, burning the air.
Purple shirt, taking my breath away.
And you want me not to act,
do me a favor, c'mon sweetie and kiss me, don't look back.
Follow me to the dark, 
let our souls turn into black. 
She never deserve you, my beatiful love
You deserve more than that and I can give you all.
C'mon and kiss me hard 
I want to be a little bad.
Have a seat, let me be.
Heaven can wait, not me.
Touch gently my bare hips, 
with your sweetie and broken lips.
So love me like you always try to do, 
I can't wait more, and know you too. 
Just one day, like in the old, old times.
This will be our one and only nighttime
Only your hands can make me feel alive, 
look, touch, kiss and don't let me die.
This will be our final secret.
come here, without regrets.
And when we finish, look at her and try to remember, try to not forget.
When you used to be a beautiful human being.
So love me like you do, or at least try to act like you feel in that way.
Just one more day, like in the old, old times.




You say sorry just for show. I said sorry on a on, from the deepest bottom of my soul.


Pocas son las destinadas, de esta solo dos palabras. Tarde o muy tarde, uno se da cuenta de que se esforzó por la persona equivocada, de la manera equivocada. Algunas cosas deben quedar en el olvido, y otras crean arte sin quererlo. Goodbye sweetheart, please, don't come back, and never let this to be.

martes, 24 de noviembre de 2015

Sin cesar



¿Por qué todo siempre sin cesar?

Yo si quiero parar

Alejar tus labios de los míos

que nuestros besos no se vuelvan vicios

Apreciar tu palidez teñida de rosa

verte desnuda, en cada ámbito, en cada cosa.

Observar embelesada

tu respiración agitada.

Acariciar tu cintura

con el filo de mis uñas.

Bajo más allá del sol de tu ombligo,

pero en silencio, que nadie sea testigo.

A tu ser me encuentro arraigada

de sobra sé que me tienes domada.

Yo no quiero un eterno sin cesar,

yo sí quiero parar,

detenerme a observar

tu cabello sin peinar.

Embriagarme en tu perfume,

ese que tu cuerpo tanto presume.

Yo no quiero que me beses sin cesar

Detente un momento,

con tu voz, gime un crescendo.

Acaríciame el corazón,

déjame vestirme de sudor.

Que tus pecas sean mis estrellas,

que para mi siempre seas la más bella.

Sos música de orquesta

con modestia fuiste compuesta.

Esto no es ese tipo de amor,

no temas corazón.

Yo sé que nos gusta jugar,

ven, sin miedo dejate llevar.

Eres el mayor de mis secretos,

la suerte de mi vida, transformada en amuleto.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Perdón



Te lo digo en solo una palabra

Esa que te negás a admitir lo que sabés que significa;

Y me ahogo en ese abracadabra,

entre una palabra y miles de lágrimas.


Porque solo yo sé con qué fuerza y dolor,

con qué fidelidad y pasión.

logro hacer que salga de mi corazón,


Con cada sonrisa que tracés,

cederé ante vos, lo sé.

Pero no me intentes convencer

esto jamás podrá estar bien.


Tus sonrisas vienen, tus sonrisas van,

que bello y destructivo es verte brillar.


Me sonreís con ternura,

con ternura que no merezco.

Veo tu mirada, es una tortura.

La más bella tortura del universo.


Sé que tu intención es la mejor.

ya no lo hagas por favor.

Me destruís el corazón,

no me hagas más daño por favor.


Me sonreís a pesar de lo que sabés,

porque no te queda más para hacer.


Mis lágrimas vienen, mis lágrimas van,

que bello y destructivo es verte brillar...

junto a alguien más.

Que destructivo es verlos centellear.


Perdón por romper mi promesa,

juro que luche hasta morir.

Tomaría tu mano por sobre la mesa

para poder decirte "Perdón por desistir"


Te creo imperturbable,

"perdón, perdón, perdón"

te digo incansable

¿Tan vano suena en mis labios?

Eso solo lo sabrán los sabios.


Corre hacia ella, no mires atrás.

que yo no te puedo ni podré besar.

No me abraces antes de que muera mi voz,

dale a ella todo lo que más deseo, vos.


A esperar me sentaré

en el más apartado rincón.

Sin lágrimas lloraré

en el que esté más lejos de los dos.


Te lo digo una vez más,

vete y jamás mires atrás.

Vive y sé feliz,

no pares nunca de sonreír.


Vive tu vida,

que tu rostro se alumbre de alegría.

Los amaré a los dos,

tanto a ella como a vos.


Yo ya no lloraré por ser solo querida

no dejes de amar, sigue con tu vida

tu sonrisa seguirá siendo mi alegría

esa que ilumina cada aspecto de mis días.


Perdón por enamorarme de la más bella creación de Dios,

esa que color cobre brilla bajo los rayos del sol.

Perdón porque para mi, no existe el cielo si no es con vos.

martes, 22 de septiembre de 2015

Niña

 – Hermana

 – Dime querido hermano.

 – Cuéntame un cuento.

 – Había una vez una niña.

 – ¿Qué le pasó a la niña?

 – Estaba rota, como una esfera de cristal que se estrella contra el suelo.

 – ¿Cómo se rompió?

 – Con miedo. Se volvió una cáscara vacía sin fuerzas para moverse o vivir. Con soledad, porque no se sentía digna de estar ante otras personas. Con dolor, porque era lo que la hacía recordar que todavía existía. Con tristeza, porque era lo único que podía sentir.

 – ¿Cómo fue que sobrevivió a tanto dolor?

 – Con esfuerzo. Lloró, murió y resucitó. Se lastimó y sufrió; pero al fin y al cabo salió adelante.

 – ¿Y logró recuperarse?

 – Lo que está roto, puede repararse, pero jamás en su totalidad. Las grietas del cristal roto son visibles, algunas más que otras. En su exterior, están ahí, erguidas orgullosamente gritándole al mundo “Sobreviví a la batalla más cruel y sangrienta que se pudo haber librado en el interior de alguien” y otras, están en el fondo, en su interior invisibles al mundo; aun consumiéndola, haciéndola sangrar de vez en cuando.

 – ¿Y cómo logra no desangrarse?

 – Con esperanza, con recuerdos. Con amigos. Con cariño. Con la fuerza que consiguió en todo el camino que recorrió.

 – ¿Por cuánto tiempo ella luchó?

 – Un eterno e inacabable instante de su vida.

 – ¿Cómo sobrevivió?

 – Con un sueño. El sueño de ayudar a cualquiera que la necesitara, como hicieron con ella. Darle a la gente una segunda oportunidad, como la vida le dio a ella. Por un camino de piedras caminó descalza, y ahora tiene su oportunidad de alcanzar su sueño.

 – ¿Cómo?

 – La vida le dio la oportunidad, le acercó ángeles que le dieron la mano para que ella pudiera demostrar que ya podía estar de pie por su cuenta, y que podía ayudar a otros a ponerse de pie.

 – ¿Y ahora siente felicidad?

 – Volvió a sentir todo lo que las personas sienten. Amor, odio, rencor, soledad, tristeza, cariño, alegría, gozo, dicha, dolor y paz. Ahora ríe, llora, sangra, grita, salta, baila; hace y siente de nuevo todo lo que una vez su menté le privó.

 – ¿Y dónde está la niña ahora, hermana?

 – Aquí.

 – ¿Soy yo?

 – No hermano.

 – ¿Eres tú?

 – No hermano.

 – ¿Entonces quién?


 – Somos nosotros. Yo soy su pasado, aquél que oculta a la gente, aquél que aparece en su mente y la hace llorar tanto como la llena de fuerza. Tú eres su futuro, el que está listo para correr, saltar, ser más fuerte que nunca y perseguir su sueño. Y juntos somos ella, somos su presente. 


.
.
.
.
.
.
.
.
.

Riot siempre sacando cosas que me inspiran.
Kindred plz.
Se ha producido un error en este gadget.