jueves, 11 de agosto de 2016

No es amor lo que hoy sangra



"Soplaré y soplaré" susurraba en la oscuridad.
Príncipe encantador del jardín de niños, se acerca entre las luces que truenan y música que ciega.

Rostro de cordero y voz de amigo papá;
jugo de uva en una mano y caramelos escondidos.
Acarició mi pelo y me invitó a jugar.

Me  siguió desde la fiesta, a través de calles dibujadas y tacones que resuenan.

Recuerdo mi piel en sus dientes, su veneno en mi sangre y mi vestido irse en el viento.


Uno, dos y tres.

Vamos contra la pared.

Uno, dos y tres.

Caigo al suelo,
no tengo más recuerdos.

Uno, dos y tres.

Mis lágrimas crean un océano
y ojalá pudiera ahogarme en él.

Uno, dos y tres.

Las piernas me tiemblan.

Uno, dos y tres.

Y ya no hay nada que recordar más que sangre derramada.


"¿Sabes de dónde vienen los bebés?" el lobo preguntó.
"Ellos vienen de chicas que quieren crecer muy rápido.
Ellos vienen de niñitas como tú.
Ellos vienen de súplicas, de gritos, de no, no, no."

¿Puede alguien oírme? Él me esconde en un rincón.
¿Puede alguien ayudarme? No veo dónde estoy.
¿Puede alguien darme algo para tapar todos los insultos y "se lo buscó" que dirán?

"Amo el sonido de tu miedo. De tu respiración que trata de huir"

Cierro los ojos, ¿dónde despertare?
Sé que mi cama es la ultima opción.
Seguro me despertaran los rayos de sol
o el frío de la mano del doctor.

Ni buitres ni gusanos, a mi me comerá la sociedad.





Se ha producido un error en este gadget.