lunes, 17 de octubre de 2016

Corrosión




La destrucción, llena los sentidos de vapor,
no hay nadie que no sienta dolor.
La vida es la misma frialdad
te hace seguirla a través de la oscuridad.

Bajo la luz de la luna
te mata, te mutila, te destruye y muta.
Bajo tu cama, detrás de tu almohada

ataviada en su fachada,
la tempestad se esconde
no dejes que te asombre.

Bajo el resplandeciente cielo
te miente un consuelo.

La más simple cura, el más ferviente ardor
el miedo que llena todos tus días de dolor.
El peor ácido es en mis ojos este calor,
lágrimas de destructiva corrosión.

Rojo como la sangre
el mundo se tiñe de hambre.
En vida están destruidas,
por la muerte afligidas.

Mira todas esas almas muertas
la vida les cerró sus puertas.
¿Quién decide la verdad?
de la gente la necedad.
¿Quién decide la mentira?
Eso no es cosa mía.

Tus párpados caen con fatiga,
desde tu subconsciente te hostiga.
Que el peor pensamiento te persiga,
demuéstrale que jamás serás vencida.

Yo sé que te pesa tu cruz,
pero aléjate de aquella luz.
La peor enfermedad es la duda,
ante ella crea tu propia cura.




---------------------

Nunca flores y arcoiris. No sean fans de Tim Burton, pega fuerte.
Encontré esto bajo un nombre que nada que ver pensando que era otra poesía, la leí, me encantó y merecía ser subida.

Se ha producido un error en este gadget.